La excavación arqueológica es, posiblemente, la actividad más conocida del trabajo del arqueólogo, son excavaciones arqueológicas las remociones en la superficie, en el subsuelo o en los medios subacuáticos que se realicen con el fin de descubrir e investigar toda clase de restos históricos o paleontológicos, así como los componentes geológicos con ellos relacionados.

Este tipo de trabajo se realiza ante la posibilidad de aparición de restos arqueológicos en el subsuelo, pero también como trabajo complementario a la restauración de edificios.